lunes, 4 de octubre de 2010

Costumbres y Tradiciones Venezolanas. Toros coleados.

El origen de esta manifestación popular está relacionado con la historia de la ganadería en Venezuela. Con la formación de los primeros hatos ganaderos en el siglo XVI. Se cuenta que los campesinos eran obligados a salir detrás de los toros cuando se escapaban de la manada, los perseguían hasta atraparlos por rabo, momento en el que caían derribados.

Se trata de una tradición de gran arraigo en los Llanos venezolanos, que se centra en demostrar la destreza de los recios hombres llaneros.

Los toros coleados se han convertido en una actividad de distracción que se realiza con motivo de las Fiestas Patronales, así como en los fines de semana de reunión de los guariqueños con familias y amigos. 

Consiste en una disciplina en la que jinetes en briosas cabalgaduras, a una señal del juez, corren tras un toro. Al alcanzarlo, éste se templa casi acostado sobre el lomo del noble bruto y gira la cola del animal, provocando que éste se desplome o "colearlo" en medio de aplausos y vítores. Luego el jinete recorre la manga (escenario de cien o más metros de largo por unos diez de ancho, cerrada por una cerca), al trote. Los coleadores son premiados al final por las jóvenes que prenden lazos de diferentes colores sobre su camisa y le estampan un beso en la mejilla.

A través del juego entre el hombre y el animal, se trata de demostrar la destreza del hombre montado sobre un caballo, intentando dominar la fiereza del toro.

Este pasatiempo es común en: Cojedes, Barinas, Guanare y Yaracuy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada